OBLIGACIÓN DE AUDITORÍA ENERGÉTICA

AUDITORÍAS ENERGÉTICAS

obligación de auditoría energética

En el año 2008, la comisión europea se planteó tres objetivos en política energética, con horizonte en el año 2020: Reducir los niveles de gases de efecto invernadero en un 20%, incrementar el uso de energías renovables en un 20% y reducir el consumo de energía también en un 20%. En el año 2011, dicha comisión efectúa un balance sobre el cumplimiento de los objetivos a tres años de su lanzamiento, y se encuentra con que tanto el primero como el segundo van bien encaminados, mientras que el tercero, la reducción del consumo de energía en la comunidad europea, está muy lejos de alcanzar lo propuesto. Por ello, la comisión propone y aprueba la directiva europea sobre eficiencia energética 2012/27, en la que se establece un marco para fomentar el ahorro energético, con unas directrices muy concretas y claras para todos los países miembros de la U.E.

La transposición española de los artículos de la directiva europea se está haciendo en la actualidad, progresivamente. En este momento existe en España un proyecto de Real Decreto de transposición del artículo 8, referente a la auditoría energética, actualmente en el consejo de ministros, pendiente de firma. Dicho proyecto de R.D. deberá ser aprobado a la mayor brevedad posible, pues el plazo para la ejecución de la auditoría energética, por ahora obligatorio para grandes empresas, tiene fecha tope del 5 de diciembre de 2015, siguiendo la directiva europea.

Se entiende por grandes empresas a aquellas que ocupen a más de 250 personas o aquéllas de menos de 250 trabajadores pero que simultáneamente tengan un volumen de negocio que exceda de 50 millones de euros y un balance general que exceda de 43 millones de euros. Quedan excluidas, por tanto, del ámbito de aplicación, las microempresas, pequeñas y medianas empresas (PYMES).

En cumplimiento de la directiva, dichas empresas incluidas en el ámbito de aplicación, deben someterse a una auditoría energética en sus centros de trabajo, antes del 5 de diciembre de 2015, y como mínimo cada cuatro años a partir de la fecha de la auditoría energética anterior, o bien aplicar un sistema de gestión energética o ambiental, siempre que el sistema de gestión de que se trate incluya una auditoría energética.

En caso de optar por efectuar una auditoría energética, esta deberá realizarse básicamente siguiendo la normativa UNE EN 16.247/2012; en caso de aplicar un sistema de gestión energética o ambiental, este irá de la mano de la normativa ISO 50.001, pero como debe incluir una auditoría energética, lo más natural será realizar esa opción directamente.

La auditoría energética consistirá en la medición de todos los consumos energéticos de una empresa, ya sean los referidos a sus edificios, a la producción, o al transporte propio de la empresa. El objetivo es detectar los puntos donde el consumo energético pueda disminuirse; la actuación sobre los mismos constituirá una fuente de ahorro económico directo para la empresa. La aplicación de la directiva europea permitirá entonces fomentar la sostenibilidad, promover la creación de nuevos puestos de trabajo y conseguir el ahorro energético objetivo de un 20% para el año 2020.

¿Qué Servicios Ofrece Hipotep al respecto? Hipotep cuenta con los técnicos y el material necesario para llevar a cabo esta auditoría, además de una vasta experiencia en los sectores de la edificación, terciario e industrial.

Ofrece además asesoría técnica para establecer la estrategia de eficiencia energética más adecuada, la certificación de eficiencia energética de edificios y la ejecución de las inspecciones de eficiencia energética de equipos de climatización.

Top